Diseño Columbia

SUSCRIPCIÓN DC

Las máquinas humanas. La compresión de complejidades sociales para inteligencias no artificiales.

Las máquinas humanas. La compresión de complejidades sociales para  inteligencias no artificiales.
EL INICIO, ARRANQUE DEL DISCO DURO

Un niño, un retoño recién nacido, es indudablemente la alegría de cualquier padre, en mayor o menor medida todos los que leemos este artículo, en algún momento fuimos cuidados por algún adulto que nos ayudó en el proceso de crecimiento. Nos alimentaron, nos vistieron, limpiaron nuestras heces y gastaron considerables cantidades en ropa, médicos, alimento, juguetes y también en "educación", aunque es discutible el concepto de la palabra.

Está más que entendido gracias a los programas de Discovery Channel que los humanos somos la única especie que necesita tanto tiempo de la ayuda de sus padres antes de tener la capacidad de desenvolvernos en el mundo en el que vivimos. También está visto que somos tal vez la especie más vulnerable en cuanto a lo que refiere a enfermedades, y situaciones que pueden afectar o dañar nuestra integridad, y eso es simplemente porque vivimos en el mundo que creamos, vivimos en una sociedad compleja.

Aun así, ese niño recién nacido, que en teoría sólo se puede alimentar, llorar, hacer sus necesidades, dar sus primeros pasos y decir sus primeras palabras en sus años iniciales, es tal vez la máquina más perfecta que exista en la faz de la tierra, ya que en los primeros 3 años y nueve meses de su vida, tiene la capacidad de absorber información clave que le será aprovechable y efectiva durante el resto de su vida útil, que pueden ser muchas décadas. Desde que es sólo un fenómeno celular en el momento de la concepción, en donde millones de células empiezan a reproducirse, a formar huesos, a formar el cerebro y la personalidad, a absorber nutrientes que fortalecerán sus órganos; desde ese preciso momento, el ser humano tiene la capacidad de asimilar información compleja y convertirla en utilidad. Luego de los primeros años de vida, el mundo del niño aparentemente se complejiza, pero lo que en verdad sucede es que el disco duro tiene listo el sistema operativo para empezar a instalar la información extra que necesita para la vida. Esos primeros años SIMPLES de la vida de ese niño, nunca volverán, y nunca podrá volver a absorber tanta información de una sola vez, a partir de ahora se pasará gran parte de su vida yendo a guarderías, escuelas, colegios y universidades, donde la información que cargará en su disco será cada vez más acotada y menos integral, a menos que él o ella, logren conectarse con su información biológica, que está guardada en nuevas particiones de su disco duro, que la sociedad le enseñó a guardar o a evitar por "no ser necesario".

OPTIMIZACIÓN DE LOS COMPONENTES DE TU MÁQUINA

Nunca te has preguntado ¿cómo es que un niño que empieza a caminar y a tener sus primeros conceptos del mundo puede aprender uno o dos idiomas sin problemas?, y tú que eres un adulto con muchísima más experiencia en cambio, tienes que cursar un estudio de 3 o 4 años para adquirir un nuevo idioma que probablemente, ni siquiera logres dominar a la perfección al término de ese estudio. Todo se centra en la novedad de los componentes de la máquina cuando está recién comprada, y cuando ya tiene sus años de uso y sus problemas de siempre. El niño no aprende a traducir las palabras, el niño aprende los conceptos a los cuales les da sonidos que va memorizando paulatinamente. Mientras que cuando eres adulto y estudias un idioma, te centras en traducir lo que ya tienes armado en tu mente en forma conceptual; y según el origen de cada lengua, salvo algunas cosas, no se puede expresar lo mismo en todos los idiomas.

Un claro ejemplo es nuestro idioma guaraní utilizado y subtitulado en la película "7 Cajas". Una frase del famoso policía del filme "I Valé ko’a Koreca la tecnologíare" (traducido) "Entienden estos coreanos de tecnología". Frase referida al momento en que los actores revisan un celular en plena patrullera. La idea central de la frase está bien, es decir, un espectador que no conoce guaraní, podrá entender básicamente lo que la sucede en la escena y el contexto de la frase, pero para quienes somos parte de esta sociedad, entendemos que dentro de la frase hay un elemento de burla, un elemento de humor, y un elemento despectivo y xenofóbico hacia la raza oriental, pero todo ello encarado con el humor característico de nuestra sociedad. Esa complejidad de cosas no se puede traducir a ningún idioma, se necesitaría explicar mucho para que un no-hablante de guaraní pueda reír con esta frase. Eso se debe a que la complejidad de nuestra sociedad es absorbida y entendida por quienes la conformamos y la vivimos día a día, por nadie más.

El ser parte de una sociedad, significa formar parte de un sistema de códigos, de costumbres y vivir según determinados conceptos que nos ayudan a desenvolvernos con mayor ductilidad en los diversos ambientes de esta sociedad. Me viene a la mente el caso de un amigo uruguayo al que llevaba a comer algo típico al centro de Asunción hace muchos años atrás. Recuerdo que el amigo dejó su mochila en el asiento delantero de mi vehículo (que no tenía polarizado) y descendió como para ir a comer algo a Lido Bar. Al instante le digo que saque su mochila y que la guardemos en la valijera, lo cual le sorprende, entonces le digo.- "No seas boludo, si nos rompen el vidrio y llevan tu mochila después te vas a lamentar". El uruguayo, pasmado por lo que le dije me contesta.- "¿Pero te pueden romper el vidrio en pleno centro? ¿Cómo viven así ustedes?". Desde ese momento me di cuenta que mi mente estaba preparada para encontrar el vidrio de mi auto roto al volver de un bar o al salir de un local nocturno, me di cuenta que realizaba muchas acciones en forma automática para adaptarme a un sistema que en esencia "NO FUNCIONA", es decir; creaba actitudes prácticas como buscar caminos alternativos para evitar barreras o darle 30 mil guaraníes a una persona en la municipalidad para que me acelere mis gestiones. Estaba acomodando mi computadora interna a UN VIRUS, un virus que complejiza a mi sociedad, pero que siempre y cuando no toque esos archivos o no abra ciertos programas puedo manejarme dentro de mi simplicidad. Y ese momento es uno de los más desagradables para quien se da cuenta de ello.

Desde entonces tomé con otros ojos a la universidad que iniciaba en aquellos años, dejé de hacer mis trabajos por pedido del profesor y empecé a buscar maneras alternativas de visualizar mi propia realidad. Mejoré mi procesador y aumenté la cantidad de habilidades o programas que podía asimilar. Por iniciativa propia observaba las estructuras y entornos a los cuales pertenecía, investigaba, buscaba las raíces de los problemas y la forma de aportar a sus soluciones de fondo, y a la par buscaba oportunidades para lograr tener un estudio en el extranjero, ante la cruda realidad de lo limitado de nuestras universidades locales.

CAMBIOS, REINICIOS, DEFRAGMENTACIONES

Es aparentemente inevitable tener una expectativa de vida llegada cierta etapa o cierta edad. La expectativa de vida tiene que ver con los deseos que uno tiene, o cómo se visualiza a sí mismo en un determinado futuro. Algunos piensan en sus parejas, algunos ya son padres jóvenes, algunos piensan en una carrera política o asumen que se harán cargo de la empresa que sus padres le dejaron. Algunos buscan simplemente salirse de una realidad de necesidades y penurias y aspiran a una mejor calidad de vida. En mi caso yo quería seguir mi camino como diseñador, quería tener mi propio estudio en compañía de un amigo y socio con el que teníamos muchos proyectos.

Como en la vida las cosas se complican al andar, este amigo mío padeció de un tipo de Leucemia que lo alejaría de la universidad y del trabajo por casi 3 años. Con mucho dinero que conseguir y pocas puertas para golpear, con el fin de ayudar a este amigo, no se me ocurrió nada mejor que llevar adelante una campaña publicitaria de bien público para recaudar fondos y lograr de esta forma alivianar la carga de su familia, que enfrentaba un momento muy difícil por esta situación. El final de la historia es muy feliz: mi amigo se cura, vuelve a Paraguay años después, empieza a vivir su vida normal y a disfrutar y terminar los pendientes que había postergado. Antes, en ese momento, yo había postergado lo que tenía planeado; tomar una beca al Japón, abrir el estudio de diseño y tomar un par de cursos. Pero lo hice porque me concentré en coordinar un complejo movimiento de personas, actividades, medios y recursos, con vistas a recaudar dinero para mi amigo.

Aunque las cosas no hayan salido como planeadas, terminé aprendiendo a llevar adelante emprendimientos grandes prácticamente de la nada. Abrí luego de un año mi estudio de diseño, sólo, ya que mi amigo no volvió a integrarse al proyecto como lo estaba en un principio. Aun así desde los inicios encaré trabajos de alta complejidad y altos presupuestos teniendo 23 años. Ya nada parecía tan complicado. Reiniciar el disco duro de uno mismo, sacarse preconcepciones establecidas, entender nuestro propio entorno y darnos cuenta de las potencialidades que tenemos nos lleva a la pureza de la situación.

La campaña solidaria, 4 viajes al exterior, un noviazgo, mi tesis, y un gran evento con mis amigos diseñadores se hicieron prácticamente a la par. Hoy soy tutor de tesis en 3 universidades y tengo a mi cargo 24 proyectos de título (lo cual no es tan sano). Pero puedo decir por la práctica que el absorber información se ha vuelto como una actualización automática en mi sistema, la actitud de aprendizaje constante me permite encarar proyectos para los cuales tengo poca o nula experiencia. Y de eso se trata la existencia misma, de decidir si uno quiere o no sacarle el jugo a los componentes de esta máquina humana. El aprendizaje es dinámico e infinito, y pese a que la comparación con una computadora pueda parecer algo fría, tenemos una gran ventaja sobre éstas, la posibilidad de eliminar POR DESICIÓN PROPIA los virus que nos impiden ser mejores y dejar aportes significativos a nuestro paso.

Lic. Rodolfo Silvero Caballero 
kuyaprod@gmail.com | Twitter: @kuyasensei

Publicado el